‘100 metros’: el triatlón de la buena fe

100-metrosJoan Pau Inarejos
Nota: 7

Regla número uno: trasplanta punto por punto las reglas del cine de superación madeinusa o à la française. Regla número dos: hazlo tan bien que parezca un accidente. Regla número tres: consigue un reparto donde haya más química que en toda la BASF, la Grifols y la Bayer juntas. Y regla número cuatro: apela sin miedo a la vieja y añorada bondad humana, con más inteligencia que cursilería. Ya tienes la fórmula para entretener y conmover a más de 300.000 personas de buena fe.

Quizá, con permiso de Woody Allen, en Barcelona nunca se había rodado una película tan americana en el fondo y en la forma, y quizá no es necesario admitir, con la boca pequeña —ya lo hace el protagonista—, que tenemos el primer boceto para un Forrest Gump español o para un ‘Intocable’ mediterráneo. Infinitamente más modesta que el clásico de Robert Zemeckis y menos blockbuster que el éxito francés de Nakache y Toledano, la cinta de Marcel Barrena también es más cercana, entrañable y próxima al espíritu del te-podría-pasar-a-ti que cualquiera de las dos. We got it!

Armado con un guion eficaz y un estilo sobrio que no abunda mucho por aquí, el director catalán traslada a la gran pantalla la historia de Ramón Arroyo (bravo), un joven diagnosticado con esclerosis múltiple que idea una meta más que ambiciosa para luchar contra la enfermedad. El biopic se beneficia de los ingredientes extraordinarios del caso real, qué duda cabe, pero sobre todo de unos actores que consiguen crear una nueva verdad a partir de la verdad biográfica. Casi nada.

Al final no sabemos si ‘100 metros’ está basado en los hechos reales de la familia Arroyo o en los hechos reales de la complicidad Dani Rovira-Karra Elejalde, el aclamado dúo de ‘Ocho apellidos vascos’ que, gustará más o menos, pero está llamado a reproducir en el ruedo ibérico el imaginario de Ben Stiller y Robert De Niro (y hasta aquí las comparaciones yanquis). El andaluz y el vasco transportan su sello allá donde van. No sabemos si serán más o más fieles a lo que ocurrió; sí sabemos que serán fieles a sí mismos y a sus temperamentos felizmente reconocibles. Rovira y Elejalde son un biopic de sí mismos.

Ramón y Manolo, yerno y suegro, blandengue uno y gruñón el otro, enfermos respectivamente del cuerpo y del alma, necesitan a alguien para limar sus asperezas, alguien para templar los clásicos vaivenes de pareja desavenida, y ese alguien (ay) es Inma, el ángel rubio interpretado por Alexandra Jiménez. En el alambre entre los treinta y los cuarenta, la actriz aragonesa da una lección impresionante de madurez interpretativa y de humanidad abrazable. Sufrimos con ella todo lo que en el tándem Rovira&Elejalde es objeto de sublimación cómica. Merecidísimo Gaudí para ella.

Si aceptamos que no esto es un docudrama, sino un producto perfectamente ajustado a las normas idealizadoras del género, entonces estamos ante un gran trabajo. Con el uso de la música y el montaje audiovisual que se espera de toda operación lágrima. Con diálogos moderadamente duros que tercian entre la comedia y el drama (el yerno al suegro: “a ver si se va de una vez, usted es peor que la esclerosis”) y con dosis justas de lecciones vitales (corre por mí, la vida no te debe nada, no te han diagnosticado, nos han diagnosticado, no es tu triatlón, es el nuestro, etc) que concurren en la necesaria escena final de la carrera, bullendo como psicofonías en la mente del corredor.

Recurrente dilema en estos casos: ¿nos están pintando la vida de rosa? ¿Todos los enfermos pueden o deben ser como Ramón? Quizá no. Seguramente no. Pero a los que prefieran el color esperanza, a los que desean que los abuelos de Heidi sean bonachones, a los que sueñen con la idea de que un borderline se convierta en héroe de Vietnam, o simplemente a los que crean en el poder inspirador de los héroes reales, los ironmans cotidianos que prenden como fogonazos esporádicos en las páginas de los periódicos, ‘100 metros’ les alegrará el día. Y mucho.

100 metros en Filmaffinity

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s