La hora de los héroes raros: ¿provocación o postureo?

Deadpool_Dr_Strange.jpgJoan Pau Inarejos

Los raros han salido del armario. Después de años de pasear a sus héroes más o menos solemnes, la Marvel ha empezado a apostar por los más desestructurados, chiflados o directamente impresentables. La industria se hace su autoparodia, redacta su propia enmienda, antes de que llegue de fuera. El resultado puede ser moderadamente divertido (‘Deadpool’) o indigeriblemente freaky (‘Doctor Strange’).

Vayamos por la primera. Ryan Reynolds es Deadpool (‘Masacre’, ‘Baño de sangre’), un mindundi sin pelos en la lengua que pacta con el diablo para superar un cáncer. Enfermedades, sexismo, escatología, hijoputismo sin miramientos, violencia banal… No hay línea roja que no traspase esta versión lumpen y corrompida de Spiderman, saturada de digresiones narrativas y diálogos incorrectos. Es tan grotesca y excesiva que a veces —sólo a veces— hace reír, especialmente en los momentos de sitcom con la vecina ciega, o cuando la degeneración física del protagonista es motivo de burla recreativa (“Eres como si Freddy Krueger hubiese follado a un mapa topográfico”, etc).

Menos afortunada es la aventura, supuestamente alucinatoria, de ‘Doctor Strange’, donde todo huele a forzado. Parece que alguien se ha empeñado en convertir al bueno de Benedict Cumberbatch en la secuela descolorida, perilla incluída, de Tony Stark/Robert Downey Junior: un ser arrogante, superdotado, socarrón, mujeriego… y a la vez vulnerable, en el que cohabitan frágilmente las heridas y los superpoderes. Un personaje que en ‘Iron Man’ nos hacía exultar de placer, pero que aquí parece una copia pálida y deslavazada, indecisa entre el tono comercial y la pretendida provocación creativa.

No es en este caso un ingeniero, sino un prestigioso cirujano —Stephen Strange—, el que encuentra una segunda vida como agente de las fuerzas del bien, a las órdenes de un dalái lama femenino y galáctico (Tilda Swinton, muy rara y desdibujada) y con mucha pseudomística con sabor a dejà vu (remedo descarado de Cristopher Nolan: los repliegues arquitectónicos de ‘Origen’, el coaching oriental del héroe de ‘Batman begins’). Lo mejor: los paisajes visuales oníricos que ilustran la iniciación del héroe, con manos que se ramifican fractalmente y viajes pasados de vueltas por los túneles del espacio-tiempo.

Mientras tanto, en la viñeta de al lado… la picaresca hispánica tiene a punto su adaptación de ‘Superlópez’. ¡Estrafalarios a escena!

Deadpool en Filmaffinity
Nota: 6

Doctor Strange en Filmaffinity
Nota: 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s